Déficit de Atención

Posted by cristina marquez on 19 julio, 2011 in Sin categoría |
CONSEJOS
Si usted sospecha que su hijo(a) tiene síntomas de déficit de atención, es decir, muestra falta de atención, impulsividad e hiperactividad, hay varios recursos a su disposición. Ya que muchos niños exhiben estos síntomas, es necesario determinar la frecuencia y la consistencia de tales comportamientos en la mayoría de los ambientes.
Existen distintas combinaciones posibles de los síntomas del déficit de atención. En este artículo las nombramos y reseñamos e incluimos consejos para padres y maestros.

Mi hijo padece de déficit de atención

Si este es el caso, usted debe consultar primero a otras personas que conozcan bien al niño, como por ejemplo, parientes y amigos de la familia. Discuta los síntomas con ellos, indicando y anotando aquellos que se observan con más frecuencia.
El próximo paso es hablar con los maestros del niño. Una gran parte de estos tipos de comportamiento son más evidentes en el salón de clase. Los maestros podrían preparar una lista de control sobre los síntomas de déficit de atención o hacer uso de su propia experiencia con niños que sufren de esta afección para ayudarle a llegar a su propia conclusión.
Además, es importante consultar a un médico u otro profesional de la salud. Los médicos conocen los signos de déficit de atención y podrán recomendarle otras fuentes de información o referirle a un psicólogo. El doctor deberá realizar un examen médico y si lo estima necesario, recomendar una evaluación neurológica.

Déficit de atención: combinación de síntomas

Tres son los síntomas que caracterizan esta atención.
Problemas al poner atención,
El ser muy activo (llamado hiperactividad), y
Actuar antes de pensar (llamado impulsividad)
Existen distintas posibles combinaciones de los mismos. Estas combinaciones resultan en cuadros de comportamientos que describimos a continuación.

Basándose en los síntomas, se han encontrado tres tipos de déficit de atención
Tipo desatento, donde la persona no puede ni enfocarse ni mantenerse enfocada en una tarea o actividad;
Tipo hiperactivo-impulsivo, donde la persona es muy activa y a menudo actúa sin pensar; y
Tipo combinado, donde la persona es inatenta, impulsiva, y demasiado activa.

Tipo desatento. Muchos niños con déficit de atención tienen problemas al poner atención. Los niños con el tipo desatento de déficit de atención a menudo:
No ponen atención a los detalles;
No pueden mantenerse enfocados en el juego o trabajo escolar;
Ni siguen las instrucciones ni terminan el trabajo escolar o tareas;
Parecen no poder organizar sus tareas y actividades;
Se distraen fácilmente; y
Pierden cosas tales como sus juguetes, trabajo escolar, y libros.

Tipo hiperactivo-impulsivo. El ser demasiado activo probablemente es la señal más visible de déficit de atención. El niño hiperactivo siempre está en movimiento. (En tanto crece, el nivel de actividad podría disminuir.) Estos niños también actúan antes de pensar (llamado impulsividad). Por ejemplo, podrían atravesar la calle corriendo sin mirar o subirse a un árbol muy alto. Pueden sorprenderse al encontrarse en una situación peligrosa. Posiblemente no tengan la menor idea de cómo salirse de la situación.
La hiperactividad e impulsividad tienden a manifestarse juntas. Los niños con el tipo hiperactivo-impulsivo de déficit de atención a menudo pueden:
Estar inquietos y torcerse;
Salirse de la silla cuando no deben;
Correr constantemente o subirse por todos lados;
Tener dificultad en jugar tranquilamente;
Hablar demasiado;
Decir abruptamente las respuestas antes de que se completen las preguntas;
Tener dificultad en esperar su turno;
Interrumpir a los demás cuando están hablando; y
Interrumpir los juegos de los demás.

Tipo combinado. Los niños con el tipo combinado de déficit de atención tienen síntomas de ambos tipos descritos más arriba. Tienen problemas en poner atención, con hiperactividad, y en controlar sus impulsos.
Por supuesto, de tiempo en tiempo, todos los niños son desatentos, impulsivos, y demasiado activos. Con los niños que tienen déficit de atención, estas conductas son la regla, no la excepción.
Estas conductas pueden causar que el niño tenga verdaderos problemas en el hogar, escuela, y con los amigos. Como resultado, muchos niños con déficit de atención se sienten ansiosos, inseguros, y deprimidos. Estos sentimientos no son síntomas de déficit de atención. Vienen de tener problemas una y otra vez en el hogar y en la escuela.

Consejos para padres y maestros

Los padres y los maestros deben trabajar juntos y comunicarse con frecuencia para formar una imagen completa del niño y anotar cambios en su comportamiento. Si el niño toma medicina, los padres deben solicitar notas sobre su progreso y avisar a la escuela sobre algún cambio de medicina.
Ya que los niños con déficit de atención tienen dificultad en obedecer dos series diferentes de reglas, los padres y los maestros deben ponerse de acuerdo sobre las mismas reglas y el mismo sistema de disciplina. En los casos donde los maestros del niño no tienen mucha experiencia con déficit de atención, los padres deben juntarse con ellos, explicar les los problemas del niño y proporcionarles copias de este paquete de información.

Los maestros que trabajan con niños con déficit de atención deben procurar:
● Dar instrucciones simples
● Permita libertad de movimiento en el salón de clases con un propósito.
● Utilice atención visual atrayente como diagramas, objetos y colores
● Utilice una variedad de señas o indicaciones auditivas como una campana, voz baja, aplaudir con un patrón determinado, etc.
● Use marcadores de colores o grises para enfatizar las palabras claves.
● Presente el nuevo material en pequeñas cantidades en un buen ritmo.
● Déle retroalimentación positiva en las tareas realizadas.
● Utilice contacto visual directo frecuentemente.
● Permita a los alumnos que revisen lo que han hecho y ayuden a otros.
● Permita que marquen sus progresos en una tarjeta.
● Permita que trabajen con un compañero o amigo a la medida que te sea posible.
● Permítales libertad de expresión cuando sea referente a su trabajo.
● Reconozca el tipo de ruido que hacen los alumnos cuando trabajan…tenga su propia forma de llamar su atención para que ellos reconozcan cuando quiere que lo escuchen y le presten atención.
● Enséñeles a escuchar atentamente.
● Reduzca el trabajo y tareas.
● Permítales trabajar en una posición que les ayude a rendir mejor, claro si tiene sentido.
● Utilice cercanía, indicaciones de contacto visual o táctil.

Copyright © 2011-2021 Orientación SEK-Atlántico All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.